Hoy 11 de Octubre conmemoramos el Día Internacional de la Niña y, desde Wanawake, os proponemos algo especial, una opción de formar parte de la solución, e involucraros en el cambio.

Seguimos apostando por la educación, y lanzamos el fondo “Becas para el NO” como propuesta para que todos y todas promovamos la educación de las niñas como herramienta eficaz para enfrentar dos de las prácticas más radicales de la violencia de género: la mutilación genital y el matrimonio temprano forzoso.

Queremos pagarle a las niñas las matrículas para poder estudiar, porque la educación para las niñas es poder. Así de sencillo, pero tan necesario…

La mutilación del órgano genital femenino por motivos no médicos se lleva a cabo cada vez de forma más temprana y sus víctimas son mayoritariamente niñas, que la sufren en algún momento de sus vidas entre la infancia y la adolescencia. 44 millones de niñas menores de 14 años han sufrido la ablación, incluso en muchos países la mayoría de las niñas la sufrieron antes de llegar a los 5 años, cuando ellas tienen menos voz. En España hay 18.396 niñas de países de origen donde se practica, y que están en riesgo de sufrirla.

Más de 650 millones de niñas han sido casadas forzosamente. 12 millones cada año lo sufren antes de cumplir los 18 año; 23 niñas cada minuto. El matrimonio infantil viola los derechos humanos y es sin duda la forma más generalizada de abuso sexual y explotación de las niñas. Supone una forma de esclavitud que condena de por vida a las niñas y jóvenes que lo sufren. Tiene muchas consecuencias negativas, entre ellas, la reducción de las oportunidades de recibir una educación.
 

 

La MGF es para los masais un ritual, una práctica cultural ancestral que significa el paso de niña a mujer y, por tanto, el paso previo al matrimonio. El trabajo de las entidades de base y la población local está revirtiendo una realidad que supone una vulneración de los derechos más básicos. Por ejemplo, en Kenia, desde 1984 a 2014 la prevalencia de la MGF ha descendido del 41% al 11%. Aunque entre los masai ese porcentaje es más elevado (73%), los datos avalan el trabajo que están realizando las entidades en el terreno. Un trabajo que comprende, entre otras, estas líneas:

– El rescate, la atención y, sobre todo, el acceso a la EDUCACIÓN de las niñas
– La sensibilización e implicación de todos los miembros de la comunidad

Si bien las estructuras legales y la agenda internacional, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible al frente, respaldan el trabajo de las activistas, no son suficientes para combatir estas prácticas. La educación se convierte, por tanto, en herramienta clave para el cambio. Un cambio del que son protagonistas las niñas, una generación que ha dicho basta y que se prepara para ser agente de transformación de su entorno y conseguir así, una sociedad más equitativa.

Niñas con nombres y rostros, niñas que, sin embargo, cada vez en mayor proporción dicen “NO”, no quiero ser cortada, no quiero ser casada, QUIERO ESTUDIAR.

Como las niñas acogidas en el centro de Rescate de Tasaru Ntommonok en Kenia que otras veces os hemos presentado que han plantado cara a su destino, y han roto con esta tradición que vulnera sus derechos más básicos.

Vamos a cumplir los deseos de menores como Blessy, que fue rescatada el mismo día en que se celebraba su matrimonio forzoso concertado. Ella es solo un ejemplo a seguir por parte de muchas otras niñas y que levantarán su voz para decir NO, CON VUESTRA AYUDA.
 

 
 

Wanawake Mujer considera indispensable sensibilizar a la población española sobre estas vulneraciones de los derechos humanos; dos formas de violencia de género, a veces enlazadas, que se erigen como la máxima expresión de la desigualdad entre hombres y mujeres.

Si quieres contribuir al proyecto “Becas para el NO” DONA:

– Con una trasferencia a Wanawake Mujer: ES22 2100 6703 6102 0007 5876

– O vía Paypal en www.wanawake.es/becas_para_el_no

También puedes participar aunque no puedas en lo económico: ¿nos ayudas a difundir?, ¿se te ocurren ideas para alimentar el fondo? Todas son bienvenida.

¡Forma parte de la solución! ¡promueve el cambio! Hacia la igualdad, que no te paren.

 
 
 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This