Aunque parezca mentira, este 2021 continúa avanzando con todas sus circunstancias y estamos ya en febrero, un mes que podemos dedicar un rato a pensar un poco más allá de esta realidad que estamos viviendo. Un mes que nos puede servir, por ejemplo para reflexionar sobre la situación de las mujeres y las niñas en el mundo. ¿Por qué en febrero? Porque el sábado 6 se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF), una práctica que supone una de las mayores expresiones de violencia hacia las niñas y las mujeres, y que demuestra que, a pesar de los avances que estamos haciendo en igualdad, necesitamos seguir trabajando por los derechos de este colectivo.

La Mutilación Genital Femenina consiste en la extirpación total o parcial de los órganos genitales femeninos externos por motivos no médicos. Se continúa llevando a cabo en más de 30 países, la mayoría de ellos en África, pero también en Oriente Medio, Asia y zonas de América y Oceanía. Afecta a más de 200 millones de niñas y mujeres en el mundo. Sus consecuencias físicas y psicológicas condicionan de por vida a las mujeres y niñas a las que se les practica y suponen una vulneración de sus derechos más básicos.

Si bien la erradicación de esta práctica, y otras como los matrimonios infantiles  y la trata con fines de explotación, se contempla como meta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, propuestos por Naciones Unidas para 2030, siguen afectando a mujeres y, sobre todo a niñas. Éstas últimas, a pesar de ser las más vulnerables, son las que representan no sólo el presente, sino también el futuro, y cuenta con una poderosa herramienta para luchar por sus derechos más básicos y decidir sobre sus propias vidas: la educación. Queremos que lo veáis en este vídeo en el que las niñas masai nos cuentan su experiencia y nos explican la importancia de asistir a la escuela:

 

SEAT Castellana Motor, se suma al deseo de estas niñas y mujeres para erradicar esta y otras formas de violencia contra la mujer, porque sabemos que la igualdad de género redundará en el beneficio de todos y todas, construyendo con ella una sociedad mucho más equitativa y justa. Y lo hacen contando con sus clientes, proveedores, empleados/as, etc, a través de los llaveros Maua, producidos de forma artesanal por las mujeres en Kenia. Mujeres que se han comprometido a no mutilar ni casar a sus hijas y a convertirse en promotoras de la igualdad en sus comunidades.

 

Estos llaveros con forma de flor y pétalos, alegres, coloridos, artesanales y únicos, se enmarcan en nuestro proyecto «Maua, flores para la igualdad» una iniciativa que necesita de la participación de todos y todas para dar voz y visibilidad a sus protagonistas. A través de ellos, contamos su historia, las hacemos más fuertes y, por supuesto, ayudamos a erradicar estas formas de violencia tan extremas.

 

Por tanto, GRACIAS por anticipado por formar parte de esta apuesta por la igualdad. Gracias por convertiros en EL MOTOR DEL CAMBIO.

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This